Cuidado del medio ambiente

Estamos conscientes de que todo quehacer humano implica un impacto en el medioambiente en el que se desenvuelve, y es por esta razón que estamos comprometidos con el cuidado del entorno en el que estamos insertos.
Desde el año 2012 efectuamos la medición, auditoría y certificación del registro de Gases de Efecto Invernadero (GEI) o Huella de Carbono resultante de nuestra actividad, con la finalidad de monitorear y controlar dichas emisiones para implementar iniciativas que permitan reducir el impacto de la operación de nuestro Terminal en el ambiente.
Durante 2018 llevamos a cabo la verificación de las emisiones registradas el 2017 en comparación con el 2016, en base a las metodologías Green House Gas Protocol (GHP) y World Ports Climate Initiative (WPCI), a través de la auditoría de ABS Quality Evaluations.
Este informe incluye tres tipos de emisiones: directas o propias de la operación en nuestro Terminal; indirectas, como las que emiten las empresas generadoras al proveer de energía eléctrica al Terminal, y otras emisiones, que provienen de entidades independientes al Terminal, pero que forman parte de la operación.

FOTO_01
W:864
H:768
43,9 kb

 

Protección de fauna marina
Son varias las especies de aves presentes en las áreas de almacenaje y otros espacios de nuestras instalaciones, además de mamíferos marinos. Estos animales son susceptibles al contacto humano, pudiendo verse afectados por nuestras actividades, incluso amenazando su vida.
Desde el 2012 identificamos la biodiversidad que habita en las cercanías de nuestro Terminal. Es por esto que, en caso de encuentro de nuestro personal con algún animal, contamos con un procedimiento de manejo de estas especies y contactamos al servicio de rehabilitación animal más cercano.

 

Tratamiento de desechos
Ninguno de los desperdicios generados por nuestras actividades es descartado en el alcantarillado: aceites, lodos, sólidos y otros son retirados por empresas especializadas en el tratamiento de éstos. De la misma manera, tampoco desechamos residuos industriales líquidos (RILES) en aguas marinas o continentales superficiales.
Contamos con un plan de contingencia para el control de derrames de hidrocarburos u otras sustancias contaminantes, con el fin de proteger la biodiversidad que nos rodea. Aun así, durante toda nuestra trayectoria no hemos registrado accidentes medioambientales.