Nueva fase de desarrollo tecnológico inició TPS (15-07-09)

Proyecto desarrollado con asesoría de empresa alemana refuerza nuestra posición como el más eficiente de Sudamérica

FOTO_01
W:400
H:262
109,7 kbComplementando el programa de adquisición de grúas de patio RTG (Rubber Tyred Gantry), que finalizó el año pasado al completarse la entrada en operación de 12 de estas máquinas, TPS está poniendo en práctica la fase 2 de ese proyecto, consistente en enlazar su funcionamiento con un sistema de posicionamiento satelital GPS, que permitirá aumentar la exactitud en el proceso de ubicación de contenedores para su almacenamiento y retiro.
Lo anterior se traducirá en la necesidad de menores tiempos para realizar estas operaciones, y en un mejor aprovechamiento del espacio y aumento de la productividad en el terminal, que TPS opera desde el año 2000.
En su primer año de concesión, TPS movilizó un poco más de 200.000 TEUs, pero luego de cinco años de operación ya proyectaba el doble de esa cantidad, lo que motivó la iniciativa de equipar el terminal con grúas RTG, que ofrecen el mayor rendimiento del mercado para la recepción y despacho de contenedores en patio.
El año pasado, TPS casi alcanzó la barrera del millón de TEUs transferidos, en paralelo con una alta eficiencia en el uso de áreas disponibles, superior a la de los grandes terminales de contenedores del sudeste asiático, como resultado de una alta integración entre tecnología de punta y trabajadores en permanente capacitación.
En cuanto a la productividad en embarque y descarga, en los primeros meses de este año TPS ha elevado su tasa de transferencia por sobre los 80 contenedores por hora/nave, lo que confirma su posición como el terminal portuario más eficiente entre sus pares de Chile y Sudamérica.
Proyecto RTG Fase 2
La iniciativa de enlazar el funcionamiento de las RTG con un sistema de posicionamiento GPS apunta a hacer de TPS un terminal semi-automatizado, pero con el factor humano siempre presente en la operación de los equipos. De esta manera, el proyecto busca brindar a los operadores de las grúas un apoyo adicional para ubicar los contenedores de exportación o importación, cuando éstos deben ser almacenados temporalmente a la espera de su embarque o retirados del terminal, respectivamente.
El objetivo último de optimizar la operación de las RTG está siendo desarrollado por TPS en conjunto con la empresa asesora HPC (Hamburg Port Consulting), filial del principal operador privado del puerto de Hamburgo, HHLA (Hamburger Hafen und Logistik AG), mediante un programa en tres etapas.
La primera de ellas consistió en el enlace de las operaciones básicas de funcionamiento de estas grúas con la versión del sistema de control de carga contenedorizada CTIS (Container Terminal Information System), que TPS utiliza desde el año 2001.
La segunda fase, actualmente en ejecución, considera el desarrollo de un sistema avanzado de control operacional, integrado con la aplicación SmartRail de autodirección y posicionamiento con que vienen equipadas las grúas RTG. Esto permitirá entregar información más precisa y en tiempo real acerca de estos parámetros a los operadores de las máquinas, mejorando de esta manera la planificación de su carga de trabajo y movimientos.
FOTO_02
W:400
H:301
147,5 kbAl mismo tiempo, la información sobre la posición de cada una de las 12 RTG en el patio de contenedores estará visible en tiempo real en el centro de control de TPS.
Otro aspecto de este mismo proyecto consiste en habilitar un interfaz entre el sistema CTIS y el software de estiba de naves Stowman, desarrollado por la empresa alemana Interschalt Maritime Systems, con capacidad para planificar secuencias de embarque y descarga de naves, de manera sincronizada con los movimientos de grúas en el patio de contenedores.
Este intercambio de datos permitirá optimizar los procesos de transferencia carga, asignando prioridades de acuerdo a la situación de cada una de las grúas.
Uno de los desafíos enfrentados durante el desarrollo de esta nueva fase ha sido configurar el software para enfrentar problemas derivados de espacios asimétricos en el terminal y su alto movimiento de vehículos y maquinarias, los que podrán ser resueltos de manera automática gracias al uso de algoritmos o mediante interacción con el usuario.
La tercera fase y final del programa consiste en extender la potencialidad de este sistema a todo el equipamiento del terminal, lo que permitirá a TPS operar su flota de grúas Reachstacker con el mismo nivel de eficiencia que las RTG.